Home Prevención y Promoción Seguridad del paciente: qué es y cuál es el rol de las...

Cada año se producen 134 millones de eventos adversos producto de una atención poco segura en los hospitales de los países de ingresos bajos y medios -informa la OMS-, lo que provoca 2,6 millones de muertes. Las cifras explican por qué la seguridad del paciente comienza a estar en las agendas de los sistemas de salud y también empieza a debatirse en el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien instauró esta conmemoración cada 17 de septiembre en 2019, la seguridad del paciente es una disciplina de la atención de la salud que surgió con la evolución de la complejidad de los sistemas de atención de la salud y el consiguiente aumento de los daños a los pacientes en los centros sanitarios. Su objetivo es prevenir y reducir los riesgos, errores y daños que estos sufren durante la prestación de la asistencia sanitaria.

“Cuando se habla de la seguridad del paciente, y de los daños que puedan sufrir, no se trata de consecuencias por un error humano sino de fallas en el sistema sanitario como causante, sin intencionalidad, de un daño. Como ejemplos concretos podemos mencionar la colocación de una determinada medicación en una vía equivocada; o la realización de una cirugía específica a un paciente que tenía asignado otro tipo de intervención, por mencionar dos ejemplos”, explica consultada por COSSPRA, Milagro Roldán, médica de familia, diplomada en Seguridad del Paciente y miembro del Comité Organizador del Foro Colaborativo en Calidad y Seguridad del Paciente. Roldán agrega que “también existen errores en la oportunidad, que se dan cuando se demora un diagnóstico”.

La profesional detalla el daño que el sistema puede producir en una persona al ser atendida y advierte que en el primer nivel de atención los errores son muy frecuentes y menos severos en su gravedad. En tanto, en los centros de alta complejidad los daños son muchos más graves, pudiendo ocasionar la muerte o una discapacidad permanente. Estos episodios suceden en un promedio de uno en diez y revisten mayor gravedad, ya que producen prolongación en el tratamiento, daño tanto físico como psicológico y también económico.

La falla es del sistema, cuando se estudian los procesos y qué pasó en esas circunstancias, se descubren cantidad de errores que no fueron frenados en una instancia previa. Estos pueden ser: error en la llegada del paciente al quirófano, una mala identificación del mismo desde el principio, entre otros.

Por eso, el llamamiento en esta fecha es para fomentar la importancia y la comprensión de la seguridad del paciente entre los gobiernos, directivos y la población en su conjunto. “De acuerdo con datos de la OMS, hasta 4 de cada 10 pacientes sufren, a nivel mundial, daños en la atención sanitaria primaria y ambulatoria. Lo más importante, es que hasta el 80% de esos daños pueden prevenirse. Considerando este punto es que una organización como la nuestra, que da cobertura en salud a más de 7 millones de beneficiarios, no puede estar ajena a la problemática”, destaca Fernando Avellaneda, presidente del COSSPRA y referente del IPSS Tucumán.

El funcionario señala que “revertir esto requiere de un cambio cultural, que involucra a las organizaciones que representamos, a las asociaciones, a los médicos y a los pacientes; además de nuevas leyes y protocolos. Como Consejo comenzamos a discutir la problemática y el modo de incorporar aspectos relativos a la seguridad de los pacientes en nuestros convenios, evaluando resultados. Creemos también que la ley de Receta Digital y Teleasistencia Médica aportará mucho en este sentido ya que simplifica los procedimientos; permite mayor control y gestión en la prescripción; posibilita un uso seguro y más racional de los medicamentos; y mejorar la accesibilidad al sistema de salud”.

Es importante destacar que este año, en un contexto de pandemia por COVID-19, los sistemas de salud de todo el mundo han recibido una presión sin precedentes. “La atención sanitaria está viviendo la mayor crisis de su historia en cuanto a la seguridad de los pacientes. Esta no puede funcionar sin trabajadores sanitarios y personal de la salud bien informado, capacitado y motivado, aspecto fundamental para prestar una atención segura a los pacientes”, destacan desde la OMS y por eso el lema de este año es “Personal sanitario seguro, pacientes seguros”.

Leave a Reply