Home Noticias Cosspra Federalismo y Consenso. Bases para un pacto de salud

Martín Baccaro, presidente del COSSPRA y del IPS de Salta, participó en la jornada de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS ConoSur) en el marco del debate sobre “Aportes a la gobernanza del sistema de salud en Argentina”.

 

El evento tuvo lugar hoy en la sede de la OISS de la ciudad de Buenos Aires y se desarrolló durante todo el día. Participaron referentes de distintos ámbitos de la salud y el cierre estuvo a cargo del Sergio Cassinotti, titular del PAMI.

La disertación de Baccaro, “Federalismo y Consenso. Bases para un pacto de salud”, abordó diferentes temas, entre ellos el futuro de la AGNET, el presente de la CONETEC, la necesidad de contar con un seguro de baja incidencia y alto precio, la formación de recursos humanos y la regulación de precios entre otros.

El titular del COSSPRA comenzó su charla haciendo una semblanza y un repaso de las últimas acciones de la institución. Remarcó el carácter diverso del ámbito que preside, las diferentes realidades y visiones que lo componen, pero destacó que eso no es obstáculo para ir “logrando el consenso necesario que nos permite mejorar diariamente nuestra gestión”, y mencionó el Observatorio de las Obras Sociales Provinciales, como uno de los logros en ese sentido.

Explicó que en dicho Observatorio cada uno de los organismos provinciales va cargando datos que permiten sacar algunas conclusiones. “Uno de los datos más relevantes que tenemos es que, en las regiones del NEA y NOA, más del 70% de la población está sujeta a políticas públicas, es decir, la única cobertura con la que cuentan es la obra social provincial o del ministerio de salud local”, y comparó ese dato con la ciudad de Buenos Aires, donde la estadística es menos del 25%. Pero si pasamos del indicador regional al provincial, vamos a encontrar provincias como Salta, en donde el porcentaje de la población que depende de las políticas públicas alcanza el 90% en el interior profundo.

“Muestro estas cifras, que no son el eje de lo que quiero comentarles, solo para ilustrar que cuando hablamos de construir, a través del consenso, un programa de salud nacional y alcanzar un pacto de salud, debemos tener en cuenta este tipo de diferencias”, dijo Baccaro.

Luego, entrando en cuestiones más específicas, el directivo se refirió al aumento de precios en los seguros de salud y mostró una encuesta global a aseguradoras cuyo resultado concluyó en un pesimismo generalizado en cuanto a que, en el futuro, continuarán aumentando los costos para los prestadores. En Argentina la perspectiva también es pesimista porque todo hace pensar que los precios seguirán aumentando.

Luego -basándose en un estudio español que permite trazar similitudes con la situación local-, Baccaro enumeró las variables con mayor incidencia en los precios, entre ellas: avances tecnológicos (28%), alto costo de medicamentos biológicos (27%), prescripción excesiva de bajo costo (15%), largas estancias hospitalarias (8%), falta de competencia en alta complejidad (6%) y la regulación que limita la competencia entre hospitales (4%). Además, como presidente del IPS de Salta y basándose en casos de esa provincia, agregó el fraude a la lista de variables y, con cierta ironía, expresó sobre el último punto que “ojalá algún día la regulación pueda ser un problema para nosotros”.

Baccaro también abordó otra cuestión, tal vez más determinante aún, que son los mecanismos de compra. En este sentido comentó el caso del Fondo Nacional de Recursos (FNR) de Uruguay, una institución que brinda cobertura financiera a procedimientos de medicina altamente especializada y a medicamentos de alto precio para los usuarios del Sistema Nacional Integrado de Salud. Financiado por el aporte de los ciudadanos a través de impuestos y otros mecanismos, el FNR negocia precios muy diferentes a los que se consiguen otros países de la región.

Como ejemplo, Baccaro se refirió puntualmente a los costos de un tratamiento para la Hepatitis C. A través del FNR, Uruguay paga ese tratamiento alrededor de 4.500 dólares, mientras que el precio para Argentina (antes de la crisis económica) era de 30.000 dólares aproximadamente. Además, brindó ejemplos donde la diferencia de precios del mismo medicamento o tratamiento es de cientos de miles de dólares según el país que realice la compra. El titular del COSSPRA anunció que, en breve, van a invitar al país a la Dra Alicia Ferreira Maia, Directora General del FNR, para que comparta la experiencia de esa institución.

Retomando el eje de la charla que propone las bases para un pacto en salud, Baccaro dijo que estas mismas diferencias que, en muchos aspectos, se establecen entre países también existen fronteras adentro de cada país. Y en Argentina, “en cada provincia estas diferencias se acentúan entre la capital y las localidades del interior; y no solo eso, sino que a su vez, existe también una asimetría enorme entre las capitales de provincias y los grandes centros urbanos como Buenos Aires, Rosario o Córdoba”.

Para sentar las bases de un pacto federal de salud es fundamental alcanzar la equidad en salud. Esto significa que las personas puedan desarrollar su máximo potencial de salud independientemente de su posición social u otras circunstancias determinadas por factores sociales. “La equidad en salud”, dijo Baccaro, “implica que los recursos sean asignados según la necesidad. Pero estamos lejos de esto en el país, y más lejos aún en las provincias”.

En este sentido, agregó que “así es muy difícil también hablar federalismo y ponernos de acuerdo en qué es federalismo, porque en primer lugar el Estado debe reconocer las distintas realidades que hay en cada rincón del país y el Gobierno debe ser flexible en cuanto a desarrollar proyectos que concilien los valores sociales, políticos, económicos y culturales del país”.

Teniendo en cuenta lo anterior, el consenso debe establecer los lineamientos básicos acerca de qué país y que salud se quiere, y luego trabajar en función de esos objetivos. “Esto sería el consenso. Lo que nos falta es el pacto, donde las partes involucradas debemos cumplir con las obligaciones que nos toca a cada uno. Llegamos hasta la parte en que todos nos ponemos de acuerdo en lo que hay que hacer y luego eludimos nuestras responsabilidades. El sistema de salud está pinchado por todos lados: los afiliados prestan los carnets, los prestadores hacen fraude y los gobiernos y las patronales evaden aportes”, dijo Baccaro y luego se preguntó: “¿Necesitamos más plata o podemos usar la plata que ya hay en el sistema? Dejemos de hacer trampas y obliguémonos a cumplir con lo que nos toca a cada uno”.

Una apuesta de impactar y revertir estos hábitos negativos del sistema de salud será la AGNET (Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud), que se estima podría estar funcionando el año que viene; mientras tanto, la apuesta es ir trabajando en el ámbito de la CONETEC (Comisión Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud), una herramienta técnica y objetiva que permitirá evaluar comparativamente el aporte de las distintas tecnologías que quieren insertarse en el sistema de salud y, eventualmente, se expedirá si dicha tecnología podrá ser financiada.

No obstante, para Baccaro, más allá del trabajo que se viene realizando en la Comisión, y de lo que se podrá hacer a través de la futura Agencia, la prioridad inmediata “es contar con un seguro de baja incidencia y alto precio”. En este sentido, subrayó la necesidad de unificar al comprador e insistió en que hay que escuchar y conocer la experiencia uruguaya del FNR; dijo además que el sistema de reintegros no es lo más adecuado y propuso establecer un sistema de compra y contratación que priorice lo local y lo regional y todo lo que pueda incidir en el precio; que las provincias deben estimular la inversión privada en salud pero que el sistema les debe garantizar que no les va a sacar los pacientes; que el aporte de cada asegurado deberá tener en cuenta la realidad local, es decir la incidencia y la prevalencia de cada jurisdicción para no transferir recursos a los grandes centros urbanos; y que en casos de múltiple afiliación o cobertura se deberá hacer un único aporte proporcional. “Creo que en la actualidad la mejor manera de regular el precio de los medicamentos es contar con este seguro”, dijo el titular del COSSPRA.

Otra prioridad que destacó es la necesidad de trabajar eficientemente en la formación del recurso humano, en el sentido de formar a los profesionales que el sistema necesite, de regular la matrícula en función de las necesidades regionales y, finalmente, de orientar el sistema de pago en sintonía con los dos puntos anteriores.

Por último, Baccaro insistió en la necesidad de definir por consenso qué tipo de país y de sistema de salud se quiere para Argentina y de respetar el pacto que se establezca. Además, el directivo opinó acerca de las últimas medidas tomadas por el gobierno nacional sobre la cartera del sector, y dijo que fue un error haber eliminado el Ministerio de Salud porque, entre otras cosas, “se pierde poder de negociación con los laboratorios y de establecer regulaciones de precios que, por lo menos en estos momentos, son necesarios”.

“Espero que la responsable del nuevo Ministerio de Desarrollo Social, Salud y Anses tenga la capacidad de establecer regulaciones en los precios, y no lo digo por nosotros los financiadores, sino por los pacientes que son los que tienen que pagar la mayor parte del precio”.

Dejar comentario