Home Noticias Cosspra Día Mundial del Cerebro: hábitos saludables, el gran aliado de un ...

Los trastornos cerebrales, incluyendo las patologías mentales y neurológicas, representan el 13% de la causa global de enfermedades; siendo la principal causa de muerte en todo el mundo. La buena noticia es que un gran porcentaje de estas patologías se puede prevenir   

Como cada 22 de julio, por iniciativa de la Federación Mundial de Neurología y desde el año 2014, se conmemora el Día Mundial del Cerebro para advertir a la sociedad sobre la importancia de la salud cerebral. Desde el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA) nos sumamos a esta iniciativa para contribuir a concientizar sobre la prevención y el cuidado de este órgano fundamental para la calidad de vida. 

Las estadísticas indican que una de cada tres personas probablemente sufrirá de un trastorno cerebrovascular o deterioro cognitivo a lo largo de su vida; asimismo, las enfermedades cerebrales representan la primera y más importante causa de discapacidad del mundo. 

En la Argentina se produce un ataque cerebrovascular (ACV) cada nueve minutos. Mientras que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 15 millones de personas sufren un evento cerebro vascular al año en todo el mundo. De este grupo, 5 millones mueren y otros 5 millones sufren una discapacidad de por vida.

Los principales factores de riesgo para el ACV son la hipertensión arterial (presente en casi el 80% de los pacientes que sufren un ataque cerebral en la Argentina), la diabetes (el 22% de los pacientes que sufren un ataque cerebral son diabéticos), el  tabaquismo (aumenta el riesgo entre un 50% y un 70%, siendo mayor el impacto en las mujeres), el colesterol alto y el alcoholismo.

Un alto porcentaje de las patologías neurológicas se pueden prevenir; por ello es crucial poner énfasis en el cuidado de este órgano realizando acciones que reduzcan la aparición o frecuencia de las mismas y que devengan en hábitos de vida que favorezcan la salud de éste y todos los órganos del cuerpo humano. 

En el caso de las enfermedades cerebro vasculares su incidencia puede reducirse notablemente con un estilo de vida saludable que implica: control de la presión arterial y el colesterol, control de la diabetes, abandonar el cigarrillo, una dieta sana y ejercicio físico bajo supervisión médica. 

También es fundamental cuidar el bienestar emocional y la manutención de la actividad intelectual a través de acciones que supongan pequeños retos. Una de las actividades más recomendables es la lectura, el ajedrez y los juegos de mesa, ya que  muchos de ellos requieren habilidades de cálculo, de memoria reciente y de capacidad de previsión. Todo lo que implique aprender y adquirir nuevos conocimientos también favorecerá la actividad cognitiva, ya sea tomar clases de cocina,  el aprendizaje de un idioma o de un instrumento musical.

Otro factor fundamental para la salud cerebral tiene que ver con las relaciones sociales; es necesario mantenerse activo socialmente: conversar con gente y estar al día ayuda a tener un cerebro joven. 

Además, es recomendable pasar tiempo con nuestros seres queridos y mantener el contacto y la relación con amigos y vecinos. Participar en asociaciones, clubes o realizar un voluntariado puede ayudar también a establecer nuevas relaciones. En el contexto actual en el que, por el momento, esto no se puede llevar a cabo, es indispensable mantener los lazos sociales a través de llamados telefónicos o videollamadas.

Leave a Reply