Home Prevención y Promoción Día Mundial contra la Hepatitis: la importancia de la vacunación

El Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA) adhiere a este día de concientización. Poniendo el acento en la relevancia de un Estado presente, recuerda que las vacunas contra la hepatitis A y B se encuentran incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación. 

Bajo el lema “Por un futuro sin hepatitis”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace hincapié este año en la prevención de la hepatitis B en madres y recién nacidos, resaltando la existencia de una vacuna segura y eficaz para prevenir esta infección en los neonatos. 

El Día Mundial contra la Hepatitis se celebra todos los 28 de julio con el objetivo de brindar una oportunidad para la educación y una mayor comprensión sobre las hepatitis virales como un problema mundial de salud pública, debido a los brotes y a la propagación epidémica que pueden provocar. La fecha se utiliza, además, para estimular el fortalecimiento de las medidas de prevención.

La elección de este día por parte de la OMS, en el año 2008, se debe a que es el día en que nació el profesor Baruch Samuel Blumberg, científico estadounidense que descubrió el virus de la Hepatitis B y recibió el Premio Nobel en Medicina en 1976.

La hepatitis es una inflamación del hígado causada, comúnmente, por una infección viral. Actualmente, existen 5 cepas principales de virus que causan hepatitis: A, B, C, D y E. 

Alrededor de 1 millón de muertes anuales se atribuyen a las infecciones de hepatitis viral. Las hepatitis B (VHB) y las hepatitis C (VHC) representan la principal causa de cáncer de hígado en el mundo, lo que constituye el 78% de los casos registrados.   

Casi una de cada tres personas en el planeta (aproximadamente 2 billones de personas) fue infectada por el VHB en algún momento de su vida; además, una persona de cada doce (más de 520 millones de personas) vive con hepatitis B crónica o infección crónica por VHB.

Resulta llamativo el dato de que la mayoría de las personas q infectadas no son conscientes de haber cursado la enfermedad; a pesar de ello, estos sujetos se enfrentan a la posibilidad de desarrollar enfermedades hepáticas debilitantes o mortales en algún momento de sus vidas y, sin saberlo, pueden transmitir la infección a otros. 

Por ello, es fundamental el diagnóstico prematuro, que permita a los pacientes infectados tomar medidas para prevenir la transmisión de la enfermedad a otros. Por ejemplo, a través de la adopción de prácticas sexuales seguras, como el uso de preservativo. Además, un diagnóstico temprano propicia la adopción de estilos de vida que protejan el hígado de daños adicionales, como los resultantes de la ingesta de alcohol o el consumo de ciertas drogas tóxicas para el hígado.    

Algunas de las medidas más eficaces para la prevención de las hepatitis virales son: las vacunas para VHB y VHB; el tamizaje de la sangre utilizada para transfusiones que previene la transmisión del VHB y VHC; el equipo de inyección esterilizado que protege contra el VHB y VHC; la reducción del daño para los usuarios de drogas inyectables que previene la transmisión del VHB y el VHC;  los alimentos y agua segura, que proporcionan la mejor protección contra el VHA y el VHE.  

En plena pandemia por el Covid-19, es imprescindible llamar la atención acerca de las hepatitis víricas que no dan respiro y continúan cobrándose la vida de miles de personas cada día. 

Leave a Reply