Home Perspectiva Desinversión en medicamentos, el camino correcto

La desinversión en medicamentos es un proceso explícito a través del cual un financiador deja de invertir en un medicamento o grupo de estos que, a pesar de estar disponibles en el mercado, son de dudoso o inaceptable valor terapéutico; ya sea porque falta evidencia sobre sus beneficios clínicos o por la inaceptable o controversial relación beneficio/riesgo que presentan. Al mismo tiempo, se promueven aquellos de más alto valor clínico y se destinan los recursos liberados al financiamiento de éstos.
En el mundo hay muchos ejemplos sobre desinversión. Algunos casos son Australia, que aplicó el concepto a la hidralazina para la insuficiencia cardiaca congestiva; Nueva Zelanda, a las pruebas de alergia; y cómo siempre a la vanguardia, Inglaterra, que -a través de su instituto NICE- es quien más lejos llegó en materia de desinversión de medicamentos. Este país implementó las listas “do not do”, disponibles en su página web, donde describen intervenciones sanitarias que deberían dejar de hacerse, en base a la evidencia científica disponible, siendo muchas de ellas, intervenciones farmacoterapéuticas.
Desde el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA) venimos sumando nuestro aporte, a través de diversas acciones, con el objetivo de que el Estado regule el precio de los medicamentos. Pero también, como organización que nuclea a las 24 obras sociales provinciales del país y brinda cobertura en salud a más de 7 millones de afiliados, hemos iniciado, hace un tiempo, otro camino: el de la desinversión en materia de medicamentos, bajo el concepto antes descripto.
En este sentido, conformamos una comisión para iniciar este recorrido, apoyados en la experiencia y teniendo como caso testigo al “Programa Asistencia Farmacéutica Ambulatoria”, desarrollado y puesto en práctica por la obra social pampeana, SEMPRE.
Estamos convencidos de que esta política nos permitirá, a las obras sociales provinciales, brindar prestaciones de calidad a todas las personas beneficiadas con nuestra cobertura. También optimizar los recursos, que son finitos, y profundizar el camino hacia la eficacia de las prácticas y tratamientos cubiertos.
Esperamos enriquecer el debate nacional y sumar nuestro granito de arena en pos de consolidar un sistema de salud federal, donde el bienestar de las personas esté por encima de todo.

Dejar comentario