Home Prevención y Promoción Dengue: la responsabilidad social como principal aliada

Desde el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA) hacemos, en este día,  especial hincapié en no desatender los síntomas de dengue en épocas de propagación del coronavirus.

Cada 26 de agosto se celebra el “Día Internacional contra el Dengue” con el objetivo de fomentar la reflexión y concientización acerca de la prevención de esta enfermedad viral que genera miles de muertes en el mundo.

El dengue se transmite por la picadura del mosquito hembra Aedes aegypti. Las personas infectadas (tanto las sintomáticas como las asintomáticas) son las portadoras y multiplicadoras principales del virus; ya que cuando el mosquito pica a un infectado y, luego, a otro ser humano, se transmite la enfermedad. El contagio solo se produce por la picadura de este insecto infectado, nunca de una persona a otra; ni a través de objetos o de la leche materna. Sin embargo, aunque es poco común, las mujeres embarazadas pueden contagiar a sus bebés durante el embarazo.

Los síntomas del dengue son la fiebre, acompañada de dolor detrás de los ojos; el dolor de cabeza, muscular y de articulaciones; las náuseas y vómitos; la picazón y/o sangrado de nariz y encías; el cansancio intenso y la aparición de manchas en la piel. Es fundamental ante la aparición de algunos de estos síntomas, no automedicarse y acudir al médico inmediatamente para recibir el tratamiento adecuado.

Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante todo el año 2019 se registraron 3.139.335 casos de dengue y 1.538 muertes en Latinoamérica, siendo el número de infectados más alto en la historia. Del total de casos, 2.226.914 corresponden a Brasil, que también reportó la cifra más alta hasta el momento.

Actualmente no existen vacunas que prevengan el dengue ni medicamentos que lo curen y, por eso, es fundamental tomar todas las medidas de prevención que están a nuestro alcance. En este sentido, el principal trabajo consiste en la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, siendo estos los recipientes que contienen agua, tanto en el interior de las casas como en los alrededores.

Muchos de los recipientes donde el mosquito se cría no son de utilidad y deben ser descartados lo más pronto posible. Objetos tales como latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico, lona y bidones cortados, son algunos de los ejemplos de sitios propicios para la aparición y reproducción del aedes aegypti.

Si en el hogar existen receptáculos tales como baldes, palanganas, tambores, porta macetas o bebederos, es necesario que se evite la acumulación de agua dándolos vuelta o vaciándolos frecuentemente.

Asimismo, se recomienda cambiar el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada 3 días; también es importante frotar las paredes de los recipientes con una esponja a fin de desprender los huevos de mosquito que puedan estar adheridos.

Otras medidas preventivas que se pueden tomar en casa son la manutención de los patios limpios y ordenados y los jardines desmalezados; además, se recomienda la limpieza de canaletas y desagües de lluvia de los techos.

En cuanto a cuidado personal, es necesario prevenir la picadura del mosquito usando repelentes, utilizando ropa clara que cubra los brazos y las piernas (en este contexto de pandemia, durante las salidas recreativas al aire libre), colocando mosquiteros en puertas y ventanas y, cuando sea posible, utilizando ventiladores o aire acondicionado en la habitaciones. Además, se deben proteger las cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras y utilizar repelentes ambientales como tabletas y espirales.

Leave a Reply