Home Prevención y Promoción COSSPRA se suma al Día Mundial del Donante Voluntario de Sangre

El 14 de junio se conmemora a nivel mundial el día del donante voluntario de sangre con el fin de promover esta práctica y agradecer a quienes concurren voluntariamente a donar. En este marco, el Consejo de Obras y Servicios Sociales Provinciales de la República Argentina (COSSPRA), acerca información respecto a la donación, su importancia y los requisitos.

La sangre no se puede fabricar. Allí radica la importancia de la donación y el compromiso de aquellos que lo hacen de manera voluntaria y frecuente. De acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación, 9 de cada 10 personas necesitarán sangre para ellas o su entorno en algún momento de su vida.
“Desde el Consejo nos sumamos a la campaña de la Organización Mundial de la Salud (OMS), porque coincidimos en la importancia de la donación voluntaria como un acto solidario que salva vidas”, dijeron desde el COSSPRA. “Se estima que si del 3% al 5% de los ciudadanos concurriera a donar 2 veces al año, estaría cubierto el 100% de las necesidades del país”, afirmaron.
La donación frecuente ayuda a contar con sangre segura y disponible, evitando que el paciente y personas cercanas deban encontrar donantes en momentos que, generalmente, son críticos: trasplantes; operaciones; tratamientos oncológicos; accidentes.

Los componentes de la sangre se separan para que cada paciente reciba lo que necesite. Los glóbulos rojos pueden conservarse por 42 días y se utilizan para anemias crónicas; anemias agudas; cirugías; trasplantes. Mientras que las plaquetas sólo se guardan por 5 días, se usan para quimioterapia; aplasia medular y trasplantes. Por otra parte, el plasma y derivados sirve para tratamientos de hemofilia; problemas de coagulación; quemaduras; y enfermedades del riñón e hígado.

¿Quiénes pueden donar? Toda persona mayor de16 años, que goce de buena salud y pese más de 50kg puede hacerlo. Las mujeres embarazadas no pueden donar. Es importante estar descansada/o, habiendo dormido por lo menos 6 horas y no tener síntomas de malestar general, fiebre, resfrío o tos. A diferencia de la extracción para estudios de laboratorio, se debe desayunar o almorzar de forma habitual y tomar líquidos en abundancia. Se debe que concurrir al Centro de Donación con el DNI.

Allí, el personal de salud realiza entrevistas para saber si la persona está en condiciones de donar. La información que se otorgue es confidencial. Además, se verifica peso, temperatura, pulso y presión arterial, y se toman muestras de sangre para controlar que los glóbulos rojos estén bien.

El momento de la extracción dura entre 7 y 10 minutos extrayéndose sólo una unidad de sangre, alrededor de 450ml. Luego, se suele brindar un refrigerio para recuperar líquidos y azúcar. Es importante realizar esa ingesta.

En las horas siguientes es importante no hacer esfuerzos con el brazo de la extracción, evitar los cambios bruscos de posición para no tener mareos, y no consumir alcohol y/o fumar.

La sangre donada nunca se transfunde directamente al paciente, antes se realizan los estudios de laboratorio pertinentes: clasificación de grupo y factor sanguíneo y anticuerpos; detección de ITT (Infecciones Transmisibles por Transfusión). En Argentina son obligatorios los estudios de hepatitis B y C; VIH/Sida; chagas; sífilis; HTLV y brucelosis. Estos estudios aseguran que la sangre sea apta para transfusión.

Dejar comentario