Home Prevención y Promoción COSSPRA se suma a la campaña para “preservar los antimicrobianos”

Alrededor de 700 mil personas en el mundo mueren por año debido a enfermedades causadas por gérmenes resistentes. Por ello, es urgente difundir información que contribuya a salvaguardar a los antimicrobianos y sus efectos para, de esta forma, poder prevenir el surgimiento y propagación de enfermedades

“Unidos para preservar los antimicrobianos” es el lema escogido por la OMS este año, en la semana mundial de la concientización sobre su uso. Recordemos que hasta  2019 se llevaba a cabo  la semana de la resistencia a los antibióticos pero, luego de una reunión celebrada en mayo de 2020 y organizada por las organizaciones de la Alianza Tripartita —la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS)—, el alcance de la campaña frente a la farmacorresistencia amplió su enfoque e incluó a los antivíricos, antifúngicos y antiparasitarios que son fundamentales en la prevención y el tratamiento de las infecciones en los seres humanos, los animales y las plantas.

El objetivo de esta campaña es alertar a la población en general y a los trabajadores del sector de la salud en particular, sobre la resistencia a los antimicrobianos (RAM) a nivel mundial y fomentar  mejores prácticas para detener la aparición y propagación de infecciones resistentes a estos medicamentos, que constituyen la piedra angular de la medicina moderna.

La RAM se origina cuando las bacterias, los virus, los hongos y los parásitos mutan con el tiempo y ya no tienen la misma respuesta ante los medicamentos, lo que origina que las infecciones comunes sean más difíciles de tratar y que aumente la posibilidad de propagación de enfermedades. 

Existen varios factores al momento de entender por qué se produce la resistencia a los antimicrobianos y entre los más importantes figuran su uso indebido en los seres humanos, los animales y las plantas; la excesiva prescripción de antibióticos y su disponibilidad sin receta, que dificulta la limitación de estos y no ataca a las bacterias correctas; las prácticas de prescripción médica deficientes y el incumplimiento del tratamiento por parte de los pacientes; la falta de acceso al agua potable, el saneamiento y la higiene -tanto en humanos como animales-; y la utilización indebida de los antibióticos..

“Por todo esto y considerando que, de no tomar las medidas necesarias, para el año 2050 serían 10 millones de personas las que morirían por año debido a la RAM, superando la cantidad de muertes anuales por cáncer,  consideramos fundamental brindar información al respecto y promover un uso responsable de los antimicrobianos”, destacan desde COSSPRA. 

Leave a Reply